cosméticos johnson's baby en supermercado

Mamás en pie de guerra: ¡Fuera tóxicos en los cosméticos!

“¿Y eso que pone ahí qué es?”… Puede que te hayas hecho esta pregunta muchas veces, ¡y es cierto!. No es fácil desentrañar un listado de ingredientes. Por eso normalmente pasamos de hacerlo y confiamos en que si está a la venta, es que es seguro y sano para nuestros peques (o para nosotros). Pero la realidad es que los tóxicos en los cosméticos infantiles son muy habituales (y ya no hablemos de los de adultos).

¿Qué pasaría si te picara la curiosidad? Si un día probaras a darle la vuelta al bote, quizá descubrirías muchas cosas que no te harían gracia especialmente.

Por eso volvemos a la carga en nuestra sección “Qué hay detrás de…” con un post dedicado a los “sospechosos habituales” en los cosméticos de nuestros peques. Para que sepas defenderte e identificar aquellos ingredientes de los que es mejor huir. Y si no habías sentido esa inquietud de averiguar qué narices hay detrás de las etiquetas, este es un buen momento para empezar.

cómo leer un listado de ingredientes

La primera vez que yo sentí esa curiosidad fue con un bote de champú-gel de una marca conocidísima de farmacia. Y lo hice por que mi hija sufría una irritación ocular tremenda cada vez que lo utilizaba. Mi pequeña era un bebé, y yo utilizaba esa marca especial para bebés de farmacia, convencida de que era una buena elección.

Me equivocaba. Dejé de utilizarlo y decidí no volver a utilizar champús que llevaran ese ingrediente tan irritante que aparecía en segundo lugar en el INCI: Sodium Laureth Sulfate.

Tiempo después, tuve ocasión de hablar con la directora médica de la marca sobre este asunto, y ante mi pregunta sobre por qué utilizan un ingrediente que claramente era súper irritante para los niños (y los adultos), ella me contestó que los padres no quieren un champú que no haga espuma.

Saben que este sulfato acaba con el manto graso de la piel y que es muy agresivo para los ojos, pero lo utilizan porque consideran que las madres y padres lo demandan. Sin embargo, no lo utilizan en cosméticos para pieles atópicas.

Yo tengo algo que decir como madre: Los tóxicos en los cosméticos son una realidad, y no me importa que la espuma del champú o gel de mis hijas no sea tan blanca, ni tan brillante ni abundante. Quiero que lave el pelo y la piel con suavidad y respetando su salud. Se que hay otra forma de hacer las cosas, y voy a contarte lo que nos dicen los chicos de Naay Botanicals, empresa de cosmética natural y bio de Valladolid, sobre el tema de los sulfatos:

“Respetamos las decisiones de otras marcas de cosmética para utilizar lo que consideren oportuno, pero aquí tenemos claro que los sulfatos son muy agresivos para la piel y no los recomendamos ni para niños ni para adultos. Por eso, no los utilizamos en nuestros cosméticos. En su lugar, utilizamos Cocoglucoside y glicerinas vegetales, que son ingredientes 100% naturales y mucho más suaves para la piel.

Con ellos conseguimos crear esa sensación de limpieza con espuma suave, sin necesidad de utilizar sulfatos. Este tipo de tensioactivos rompen la grasa, desengrasan estupendamente pero sobre la piel es muy peligroso: producen rojeces y cada vez más alteraciones. Además, el exceso en el uso de sulfatos (cosa que es inevitable por que están en todo) genera un daño en el cuero cabelludo que puede acabar en problemas de seborrea.

Y por ejemplo, para niños con dermatitis, no se deben utilizar productos con sulfato. Las pieles delicadas requieren una limpieza muy suave, un ph neutro. Si les pones un sulfato le estás arrastrando toda la grasa natural a la piel. Hay otra forma de trabajar, más respetuosa con la salud de nuestra piel. Pero el Sodium Laureth Sulfate es un tensioactivo baratísimo, que hace mucha espuma muy vistosa con muy poco producto. Por eso es tan utilizado por la cosmética convencional”.

naay bocanicals cosmetica natural para bebes

Si vas a tu baño, lo más probable es que encuentres este ingrediente en segundo lugar, después del agua, en tus champús y geles y los de tu peque si es que aún no te has pasado a la cosmética natural y bio. Pero te digo lo que Naay Botanicals: ¡las cosas pueden hacerse de otra forma! Y la prueba es que nunca más volví a utilizar ese champú de farmacia y mis hijas no han vuelto a sufrir esa irritación ocular. ¿Puede lavarse el pelo bien sin utilizar esos sulfatos tan agresivos? ¡Pues claro!

Así que vamos al lío. Echa un vistazo a la lista que tienes más abajo. Vamos a ver un pequeño listado de algunos de los ingredientes que puedes encontrar en según qué cosméticos y que debemos evitar siempre que sea posible ( y créeme, es posible). Hay muchos más a evitar, pero si al menos podemos recordar esta pequeña lista, ya llevaremos mucho ganado. 

Paraffinum liquidum / Petrolatum: También la vaselina de toda la vida. Están presentes en las cremas de pañal. Son aceites minerales derivados del petróleo que taponan los poros de la piel y no dejan que ésta respire. Dan una apariencia de suavidad en la piel, pero por esos poros tapados nada entra y nada sale. Estos ingredientes no son buenos para nadie, pero en especial para las pieles delicadas, pieles atópicas, con eccemas… muy mala idea.

La piel no hace su función de intercambio con el exterior para eliminar toxinas y recibir más hidratación y nutrientes. Es como si te pusieras papel film transparente por encima, que te deja la piel lisa y perfecta… Puedes echar un vistazo a nuestro post “Lo que no quiero en la crema de pañal de mi bebé” para leer más sobre el tema.

Haciendo clic en el enlace del nombre puedes acceder a la página de la EWG e investigar qué hay detrás de cada uno de ellos con más detenimiento.

phenoxyethanol en cosméticos infantiles

Sodium Laureth SulfateMuy irritante para la piel y los ojos. Es un tensioactivo que arranca la grasa de donde esté, incluyendo la grasa natural de la piel. Además, según la EWG puede contener trazas de Ethylene Oxide y de 1,4-Dioxane, considerados potentes carcinógenos humanos. Totalmente desaconsejada para pieles sensibles y en realidad para ningún tipo de piel, en especial en bebés y niños.

Además, hay estudios que hablan sobre su capacidad de penetración a través de la piel. Presente casi con toda seguridad en tus champús convencionales y los de tu peque. Evítalo siempre.

Phenoxyetanol. Es un conservante utilizado en cosmética, que en muchos casos sustituye a los conocidos parabenos. Produce irritación en la piel, ojos y en los pulmones por inhalación y su uso está restringido en función de la cantidad utilizada. En Europa se considera tóxico para su uso en productos alrededor de la boca o en los labios, y se prohíbe una concentración mayor al 1%. Y en Francia, la concentración de esta sustancia no puede ser superior al 0’4%.

La FDA (Food and Drug Administration de Estados Unidos) avisó en 2008 a las madres lactantes de la peligrosidad de este ingrediente en las cremas para el pezón, porque consideraban que podría llegar al bebé a través de la lactancia y deprimir su sistema nervioso central, además de causarle vómitos y diarreas. Presente en lociones hidratantes, champús, toallitas de bebé

phenoxyethanol en toallitas de bebe

Methylparaben/Propylparaben/Butylparaben/Isobutilparaben/Ehylparaben. Son conservantes MUY peligrosos para nuestra salud, y en especial para niños y embarazadas, ya que pueden actuar como alteradores hormonales o disruptores endocrinos, imitando la acción de las hormonas en nuestro organismo. Están relacionados con el desarrollo de multitud de enfermedades, entre ellas distintos tipos de cáncer de origen hormonal, como el de mama. Presentes en muchos cosméticos para bebés y adultos, aunque cada vez más en desuso. Evítalos siempre.

PEGs-seguido de cualquier número (PEG-100 / PEG-7…). Es el llamado polyethilene glicol y se utiliza como agente limpiador en muchísimos cosméticos. La EWG recomienda evitarlos siempre. Pueden contener trazas de Ethylene Oxide y de 1,4-Dioxane, considerados potentes carcinógenos humanos. Si ves que tu champú dice que no lleva sulfatos, vigila que tampoco lleve PEGs. Presente en todo tipo de cosméticos para bebés y adultos.

Ftalatos. Diethyl phthalate / Dimethyl phthalate / Dibuthyl phthlate. Son compuestos químicos que se utilizan para fijar aromas en cremas y perfumes y para mejorar la dureza y flexibilidad en determinados productos, como la laca de uñas. En realidad, nacieron con una función plastificante (para dar flexibilidad a los plásticos duros).

El mundo científico ha demostrado su peligrosidad, y concretamente el Dr. Nicolás Olea (del que te hablo mucho en este blog) habla directamente de los ftalatos como disruptores endocrinos o alteradores hormonales. Así se comportan en nuestro cuerpo: imitan la acción de las hormonas y descontrolan el funcionamiento interno de nuestro cuerpo, contribuyendo al desarrollo de multitud de enfermedades, especialmente cáncer de tipo hormonal como el cáncer de mama.

Los disruptores endocrinos son una terrible amenaza para todos, pero debes evitarlos especialmente en el caso de niños y embarazadas, que son los más sensibles a sus efectos.

masaje de bebe

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo? Evita los tóxicos en los cosméticos.

Lo primero que quiero decirte en este punto, es que si te pasas a la cosmética natural y bio conseguirás evitar estos y muchos otros ingredientes tóxicos que pueden afectar negativamente a tus peques (y también a ti). Hay cantidad de marcas maravillosas que te ofrecen todas las garantías y que no son tan inmensamente conocidas como las marcas de siempre de farmacia, pero que son infinitamente mejores en cuanto a calidad de sus ingredientes y beneficios para nuestra salud.

A veces no es fácil encontrarlas en tiendas físicas a pie de calle, pero afortunadamente el mundo global de internet nos pone a sólo un clic de un montón de tiendas online comprometidas con el fomento de marcas sostenibles y mucho más saludables, libres de tóxicos y efectivas para toda la familia.

Pero aún así, insisto. Creo que siempre es mejor saber que no saber. Y tengo claro que quizá cuando lees los nombres que te doy de algunos ingredientes, pienses… Pufff, esto es muy complicado. Pero mira, no hace falta aprenderse cientos de nombres dificilísimos de pronunciar.

Creo que tal y como están las cosas, las mamás y papás debemos familiarizarnos con algunos de los más habituales, aunque sea unos pocos para saber reconocerlos en tus cosméticos y especialmente, en los de tus hijos.

Y digo especialmente en los de los peques, porque por experiencia propia se que nos preocupamos más de lo que pueda pasarles a nuestros niños, y es normal. Yo empecé a interesarme por la cosmética natural por mis hijas, y ese deseo irrefrenable de proteger a los nuestros contra las agresiones que puedan sufrir.

bebe dormido cosmetica natural

Eso y no otra cosa es lo que al final puede despertar con más ansias nuestra curiosidad. Lo que quieres por encima de todo es que tus hijos estén a salvo, como yo, y como cualquier madre o padre. Y con el fin de protegerles lo mejor posible, ¿no merece la pena aprenderse unos cuantos nombres de ingredientes tóxicos?

Si los conoces, podrás evitarlos. Si los evitas, estarás protegiendo a tu hijo, y tú podrás sentirte más tranquilo sabiendo que al menos, haces todo lo que está en tu mano. Los grandes lobbies de la industria cosmética tienen mucho poder, pero sólo nosotros tenemos el poder de decidir qué tipo de productos entran en nuestra casa. ¡Así que la última palabra es nuestra!! Y eso siempre es un alivio 😉

Para terminar por hoy quiero dejarte con el vídeo de la Organización Safe Cosmetics, sobre los tóxicos en nuestros cosméticos convencionales. Es muy ilustrativo y creo que te merecerá la pena si le dedicas unos minutos de tu tiempo.

¡Espero que te haya gustado el post de hoy! Si es así, comparte con tus amigos en redes sociales, y nos vemos en el siguiente artículo.

María.

Sobre My Natural Baby Box

My natural baby box es tu tienda online de productos naturales y ecológicos para bebés, embarazadas y mamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *