bebe eccema 2

Cuidados para el bebé de piel atópica durante el verano

¿Sabes que cada vez hay más personas con problemas de piel? Los bebés, niños y adultos de hoy en día tenemos la piel mucho más sensible que hace 30 años. En cuanto a los pequeños, las estadísticas nos dicen que entre el 10% y el 20% de los niños menores de 7 años sufren de dermatitis o piel atópica.

Una farmacéutica amiga me comentaba hace poco que en la época de nuestros padres no había tantos problemas de piel como hoy en día, y probablemente lleve razón. Ella lo atribuye principalmente a los ingredientes químicos y tóxicos que a diario están en contacto con nuestro organismo y que, de una u otra forma, acaban pasando factura. Están en los alimentos procesados, en los productos de limpieza del hogar, en la cosmética convencional que utilizamos para toda la familia…

¿Has tenido la curiosidad de leer alguna vez el listado de ingredientes de los cosméticos que utilizas para cuidar de tu bebé? Uno de los componentes habituales en los productos de cosmética convencional para niños es el petrolatum. Viene directamente del petróleo y su uso es muy barato para la industria cosmética. Crea una capa sobre la piel que la aisla y le da un aspecto suave y agradable que a primera vista resulta efectivo para tratar la zona de piel en concreto. Sin embargo, esa película creada sobre la piel tapona los poros e impide que la piel respire, que elimine toxinas y que reciba hidratación. La consecuencia es que, a pesar de la apariencia, en realidad la piel sigue sufriendo y deshidratándose por debajo de esa película.

Cada vez conocemos más información a cerca de los efectos que puede tener en nuestra piel y la de nuestros chiquitines la exposición a determinados tóxicos en el día a día. Sea como fuere, hoy sabemos que las causas por las que un bebé desarrolla Dermatitis Atópica pueden ser diversas, y no hay una teoría clara sobre el origen real de esta enfermedad de la piel. La opción con más adeptos apuesta por una mezcla de condicionantes genéticos y determinados hábitos de vida como desencadenante. En otros post trataremos a fondo este asunto, pero hoy queremos centrarnos en darte unas pautas claras sobre cómo cuidar de la piel delicada o atópica de tu bebé, también durante el verano.

bebe en la playa

Causas por las que empeora la dermatitis de tu bebé en la época estival

En general, los bebés y niños con Dermatitis Atópica tienden a mejorar en verano. Esto es así porque durante el invierno estamos sometidos a temperaturas muy bajas y también a cambios muy bruscos en el termómetro ambiental, factores que para las personas con DA son muy perjudiciales. La calefacción a tope disminuye la humedad ambiental y favorece la sudoración, así que la piel puede resecarse más y al final sufrir una mayor irritación.

Durante los meses de más calor del año, la exposición moderada al sol (muy importante que utilices para tu chiquitín protección solar alta y a poder ser ecológica y de filtro físico) y el agua de mar pueden ser muy beneficiosas para las pieles con tendencia a sufrir dermatitis y eccemas.

Si a pesar de lo que cabría esperar tu pequeño no mejora en verano, estas pueden ser las causas:

  • Aire acondicionado

    Como ocurre con la calefacción en invierno, el aire acondicionado reseca mucho el ambiente, y puede causar problemas resecando también las mucosas y la piel.

  • El cloro de las piscinas

    Aunque hoy en día ya se pueden encontrar alternativas ecológicas al uso del cloro en las piscinas, lo cierto es que hasta ahora ha sido imprescindible para evitar la proliferación de todo tipo de bacterias en el agua estancada. La parte negativa es que afecta de forma muy acusada a nuestra salud: enrojece e irrita los ojos, puede provocar reacciones alérgicas en nuestra piel… Además, el cloro hace que la piel se reseque notablemente después de un día de piscina, y es fundamental contrarrestar esa sequedad con una correcta humectación de la piel.

    ¿Y sabes qué es peor que el cloro? La CLORAMINA. Es un derivado del Cloro que se genera en las piscinas cuando éste entra en contacto con sustancias orgánicas como el sudor, la saliva o la orina. Las consecuencias las sufren principalmente los más pequeños, porque son los que tragan más agua. Entre otros efectos secundarios de la exposición a la Cloramina, tu pequeño puede sufrir síntomas asmáticos como pitos, tos o sensación de ahogo.

  • El sudor

    Las altas temperaturas que sufrimos en verano provocan en nosotros una sudoración excesiva, que para las personas que sufren de dermatitis o eccemas puede ser causante de una mayor irritación. El polvo, el polen, la contaminación… todo se pega al sudor y contribuye a irritar la piel.

  • Sequedad de la piel en verano.

    Si tu pequeño sufre de dermatitis o eccemas, tu gran enemigo es la sequedad de la piel. No desistas en el empeño de mantenerla hidratada y nutrida entre brote y brote para evitar en lo posible nuevas lesiones.

  • Altas temperaturas

    A mayor temperatura ambiental, mayor picor de las lesiones y mayor rascado.

bebe en piscina

¿Qué puedes hacer para prevenir la aparición de esa dermatitis?

Te damos algunos consejos para ayudar a tu pequeño a protegerse frente a las posibles irritaciones que pueda sufrir durante el verano.

  • Debes asegurarte de contrarrestar la sequedad ambiental en casa

    Para controlar el nivel de humedad, en especial en el cuarto de tu chiquitín, puedes utilizar humidificadores caseros. Llena un recipiente con agua (si tienes una pecera también es buena opción) y déjalo en su cuarto.

  •  Elimina rápidamente el cloro tras el baño en la piscina

    Duchas breves, sólo con agua o utilizando si te es posible un gel de baño natural y bio sin jabón, libre de tóxicos y enriquecido con ingredientes calmantes, suavizantes y reparadores para la piel como la caléndula, el aceite de almendras dulces o la avena. Sécale la piel con delicadeza y sin frotar (mejor a toquecitos suaves), y utiliza un buen aceite o leche corporal bio, específico para bebés de piel sensible o atópica, para devolver rápidamente la hidratación a su piel y conseguir que permanezca húmeda y elástica. Hoy en día, no es difícil encontrar geniales productos de cosmética ecológica, creados especialmente para mimar las pieles más delicadas de chiquitines y mayores.

  • Combate la sudoración de tu peque

    Debes darle el número de duchas que consideres necesarias al cabo del día, aunque eso sí muy breves, para eliminar el sudor de su piel y así minimizar los riesgos de una posible irritación. Muy importante que después de la ducha sigas siempre los mismos pasos de secar la piel con suavidad y sin frotar, y además procedas a hidratarla adecuadamente.

  • Baño oleoso para los bebés

    El momento del baño es ideal para dar unos mimos extra a la piel delicada de tu bebé. Conviértelo en un baño oleoso añadiendo al agua unas gotas de aceite de almendras dulces o cualquier fluido o aceite de baño bio para bebés, rico en ácidos grasos omega. El aceite creará una película lipídica en su piel al salir del agua que le sentará de maravilla.

  • Hidrata una y otra vez

    Entre brote y brote, cuida la piel de tu peque para mantenerla hidratada, nutrida y elástica. Para conseguirlo, puedes darle suaves masajes tantas veces como sea necesario con leches o aceites corporales ecológicos y específicos para su tipo de piel.

  • Mantén una temperatura constante en casa

    Para evitar los temidos picores que pueden causar las altas temperaturas, intenta mantener en casa una temperatura constante de entre 18ºC y 20ºC.

  • Viste a tu pequeño con prendas de tejidos naturales

    Utiliza para tu peque sábanas, pijamas y prendas confeccionadas en algodón 100%. Si te es posible, al menos en su ropa interior utiliza algodón orgánico certificado, libre de tóxicos. ¡Su piel debe poder respirar!

Mother massaging the belly of her four month old baby in bed at home, top view

La buena noticia es que, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica, en el 50% de los casos la Dermatitis Atópica desaparece a partir del tercer año de edad y en el 75%, lo hace antes de llegar a la adolescencia. ¡Así que ánimo, mamás y papás!! Aunque en algunos casos la enfermedad persiste durante muchos años, en general tiene buen pronóstico y el tiempo jugará a vuestro favor.

¡Ojalá podáis mantener a raya esos brotes tan molestos para los peques durante el verano!! ¡Suerte y Felices vacaciones!!

Sobre My Natural Baby Box

My natural baby box es tu tienda online de productos naturales y ecológicos para bebés, embarazadas y mamás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *